miércoles, 6 de abril de 2016

Dudas existenciales

     Desde hace ya bastante tiempo me estoy replanteando algunos aspectos de mi vida actual, como pueden ser mi trabajo o el lugar en el que vivo. Realmente y siendo objetivo las cosas me van bien, dentro de lo que cabe, ya que dispongo de trabajo y casa propia, pero no dejo de pensar en que no estoy a gusto con mi vida. Primero pensaba que era algo pasajero, fruto del estrés del trabajo o por algunos problemas personales puntuales, pero cuando ese pensamiento te ronda durante días, semanas y meses es que ya no se trata de algo pasajero.

El pensamiento inicial fue pensar que no estaba a gusto con mi trabajo, cosa que es cierta, porque la verdad es que llevo ya bastantes años haciendo lo mismo y nunca ha terminado de gustarme lo que hago. Así que opté por buscar alternativas, primero mirando qué ofertas hay actualmente en el mercado laboral, actualizando mi CV, etc. También me planteé la posibilidad de montar algo propio, pero el problema estaba en que tampoco es que se me ocurriera ninguna idea revolucionaria que me fuera a permitir vivir de ello. Incluso me hice con un libro que conocí a través del videoblog de Kirai y Zordor (The Geek and the Friki, recomiendo ver todos los vídeos porque son muy interesantes y pasas un buen rato) titulado "La semana laboral de 4 horas" de Tim Ferriss, el cual plantea ideas muy interesantes y te hace replantearte cosas que parecen inamovibles en tu mente, aunque según avanza el libro hay cosas que me parecen bastante irreales a no ser que andes sobrado de pasta y vivas en EEUU.  Estuve bastantes días pensando ideas para montar un negocio pero cuando creía que había dado con algo interesante resulta que ya alguien lo había creado, así que dejé aparcada esa opción laboral.

Tras este pequeño batacazo moral inicial seguí dándole al coco y me paré a pensar en aquello que me despertara ilusión de verdad, una meta que realmente quisiera conseguir a toda costa, y aparecía una idea recurrente, no solo fruto de este momento, sino que ya otras muchas veces se me pasó por la mente pero que no le di mayor importancia porque me parecía un impulso loco de los que a veces tengo. Esa idea era la de irme a Japón, no de vacaciones un par de semanas como ya he hecho, sino más tiempo. Ahí me puse a investigar qué opciones reales podría tener para irme a un país tan lejano y en el que es muy complicado quedarse más allá del tiempo que te permite tu visado de turista.

Lo primero en lo que pensé fue: "pues por qué no busco un trabajo en Japón, me consigo un visado de trabajo y todos felices"....., error monumental de pensamiento. Si te planteas una idea tan simplona en unas circunstancias como las mías te aseguro que vas a llevarte un buen batacazo, y explico por qué. Lo primero es que si no sabes japonés e inglés lo tienes más que imposible. Después de esto te das cuenta de que casi todas las ofertas de trabajo piden que ya estés residiendo en Japón y que dispongas de un visado para trabajar, pero claro, si no te patrocina una empresa no consigues el visado, y sin el visado no puedes trabajar, así que entras en un bucle infinito de incoherencias. Hay algunas empresas que podrían tramitarte el visado de trabajo, pero tienes que ofrecer algo que ellos no puedan conseguir allí, así que me puse a pensar en una manera de poder solucionar este gran problema.

La otra opción que me planteé fue la de intentar conseguir una beca de investigación y así financiar parte de la aventura a la vez que aprendía el idioma y me hacía con un visado de estudiante, pero claro, como ya pases de la treintena te acabas de cargar el 90% de las opciones de beca (ya se me podía haber ocurrido todo esto 10 años antes) y la verdad es que a estas alturas de la vida tampoco me veo en una universidad japonesa investigando no se qué. También hay que decir que esas becas (de las que ya hay bastante información por la red, así que no voy a soltar el rollo explicándolas) son complicadas de conseguir porque ofertan pocas plazas y me imagino que se presenta bastante gente.

Descartada la opción de la beca me entró un poco de bajona porque veía que las opciones de cumplir mi sueño se desvanecían ante mis narices sin poder hacer mucho por remediarlo, así que me negué a aceptar una derrota tan pronto y seguí pensando en alguna opción más realista. Y de momento creo que he dado con una alternativa que podría ser viable y que si las cosas fueran bien podría proporcionarme una entrada a ese "nuevo mundo" que ansío conocer. Esta idea sería la de ir durante un período de uno o dos años a una academia en Japón a estudiar el idioma, ya que yo no se absolutamente nada de japonés más allá de las cuatro palabras que a uno se le quedan de ver anime y unos cuantos números de una vez que quise ser autodidacta y me los aprendí de memoria. Suponiendo que no me explotara el cerebro intentando aprender japonés pues podría experimentar lo que es vivir en Japón y una vez allí y ya con algo de manejo en el idioma pues intentar conseguir un trabajo que me permitiera conseguir un visado para estar un tiempo más largo. 

Dicho así puede sonar hasta fácil, pero nada más lejos de la realidad. Antes de eso habría que resolver bastantes problemas como son arriesgarme a dejar mi trabajo fijo actual (que como está el panorama a más de uno le parecerá una locura absoluta), qué hacer con mi casa y que mi pareja aceptara venir conmigo (porque a ella si que no renuncio por mucho que me encante Japón). Suponiendo que consiguiera resolver estos inconvenientes iniciales luego vendrían otros no menos complicados como son el alto coste de las academias en Japón (echando un vistazo a algunas el coste medio por 2 años de estudio no baja de los 11.000-12.000 euros) y luego está el alojamiento, que aunque depende mucho de la zona en que quieras vivir, tampoco es barato en absoluto. Así que habría que tener un buen fondo guardado para poder cumplir la fase I del reto nipón. También habría que ver que tal se me da el japonés, ya que como dije mi nivel es cero absoluto, y en cuanto al inglés pues tengo una base pero tampoco es que sea nada del otro mundo, pero esto último se puede mejorar con práctica.

Nadie dijo que cumplir un sueño de tal magnitud sea fácil, ni que simplemente por atreverte a intentarlo vaya a salir bien. Posiblemente sea mayor la probabilidad de que vuelva con el rabo entre las piernas que la de que salga todo como tengo planeado en mi mente, pero....¿por qué no intentarlo?. Es duro imaginarte dentro de 10 o 15 años preguntándote qué habría sido de tu vida si hubieras intentado lograr lo que quieres, no haber hecho nada por miedo al fracaso o a que a alguien le pareciera ridícula tu idea. Siempre he seguido un camino que parecía ya fijado, como que ya estaba marcado y no me podía salir de él, un camino seguro, sin muchos riesgos o casi ninguno, haciendo lo que siempre se ha esperado de mi. Y no me ha ido mal, al contrario, no puedo quejarme por el nivel de vida del que he gozado en estos años y que, entre otras cosas, me permitió visitar Japón dos veces, pero llega un momento en que debes decidir si quieres ser el que envidia a aquel que se atrevió a intentar cumplir su sueño o ser tú el protagonista.

No se como van a salir las cosas, ni siquiera si al menos podré comenzar ese largo camino hasta lograr mi sueño, pero me alegro de algo, y es que ha saltado una chispa en mi que me ha obligado a darme cuenta de que se pueden cambiar las cosas, que aunque parezca que tu vida camina irremediablemente a un final preestablecido puedes cambiar el guión y marcar un rumbo nuevo. Si en algún momento te has sentido así tal vez sería buena idea que te pararas a reflexionar sobre lo que quieres, lo que te hace feliz y plantearte que tal vez puedas conseguirlo.

Como ya dije, no se lo que va a pasar en los próximos meses, pero en el caso de que me decida a lanzarme a la aventura creo que este blog va a ganar una nueva sección que tiene pinta de ser interesante ;)


Nota final:

Un agradecimiento especial a Kirai y Zordor (gracias Zordor por ese podcast que grabaste a raíz de mi mensaje por Twitter) por sus consejos y por remover esas ideas que tenía dormidas a través de sus vídeos en "The Geek and the Friki".
También a esos otros blogueros que durante bastante tiempo me hicieron ver que hay vida más allá de tu propia ciudad. Y especialmente a mi novia y futura esposa (que poquito queda!!!) que me apoya incondicionalmente a pesar de todas estas locuras que se me ocurren y que aguanta toda la lata que le doy con el tema.
(Fin del párrafo lacrimoso este. En el futuro negaré haberlo escrito).

4 comentarios:

  1. Muy bien escrito el artículo, enhorabuena.

    Me identificon totalmente con la historia que has comentado sobre tu vida. A mi me pasó exactamente lo mismo. Mi vida en Eapaña era muy cómoda, con un trabajo fijo, buen salario, etcétera. Sin embargo nunca llegué a sentirme completo con la vida y no quería desperdiciar la única vida que tenemos sin probar a retarme.

    Como comentas en tu artículo quizás pueda salirte bien o quizás mal, pero si no se intenta nunca sabrás qué pudo ser de ello y cabe la posibilidad de arrepentirte por no haberlo intentado.

    Mucho ánimo en tu aventura y no decaigas en los malos momentos - que seguró que los habrá -. Haz que las malas experiencias refuercen aún más tus objetivos y piensa que todos pasamos por ellos.

    ¡Un saludo y mucho ánimo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchísimas gracias por tu comentario!

    La verdad es que el proyecto se ha torcido últimamente porque se han venido abajo dos cosas que pensaba tener resueltas. Pero como bien dices esto debe servir para reforzar el objetivo y ya me he puesto manos a la obra para crearme otro camino que me lleve a donde quiero.

    Lo dicho, agradecido por tus palabras y por haberte pasado por el blog a comentar ��

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Ánimo y disfruta de la aventura pasen cosas buenas o pasen cosas malas. ¡Disfruta de la incertidumbre!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias kirai 😀. En enero comienzo un período de excedencia laboral y es una oportunidad de oro para intentar disfrutar de esa libertad que pocas veces tenemos. Da algo de miedo pero a la vez felicidad tener la opción de escoger lo que hacer en los próximos meses.
    Gracias de nuevo por pasarte a comentar!

    ResponderEliminar